En contra de lo que generalmente se cree, las grasas no son malas, sino que son imprescindibles para nuestra salud en la cantidad adecuada y en la proporción debida, si se ingieren con el resto de las sustancias nutritivas.

 Lo esencialmente importante es la composición de la grasa, lo que constituye sus componentes básicos: los ácidos grasos.

Hay dos clases de ácidos grasos:

  • Ácidos grasos saturados.
  • Ácidos grasos insaturados que, a su vez, se dividen en: MONOINSATURADOS y POLIINSATURADOS

En general, y desde el punto de vista de la salud, se reconocen como más favorables aquellas grasas formadas predominantemente por ácidos grasos insaturados, que suelen corresponder a grasas extraídas de vegetales (aceite de oliva o de semillas oleaginosas).

Los ácidos grasos saturados son el componente principal de las llamadas grasas sólidas o semisólidas: coco, palmiste, palma, grasas animales, etc.; y los ácidos grasos insaturados son, con carácter general, el componente principal de los aceites líquidos.

Como explicación, la siguiente tabla muestra la presencia en porcentaje de los diferentes ácidos grasos en distintos tipos de grasas.

acidosgrasos