En España, el consumo de Grasas vegetales, sólidas o semisólidas, como categoría distinta de los aceites vegetales líquidos, es muy bajo, limitándose prácticamente su uso a determinados productos industriales, y no a todos, ya que la utilización de aceites vegetales líquidos también ocupa un lugar importante en la fabricación de productos industriales.

 El consumo directo del aceite, tanto en los hogares como en hostelera e instituciones en general, se puede considerar que está repartido entre dos diferentes clases de aceites vegetales: el aceite de oliva y los llamados, en general, aceites de semillas.

CONSUMO MEDIO DE ACEITES COMESTIBLES EN ESPAÑA

ConsumoChart

MercadoChart